Madera dura alemana: ecológica e innovadora

Productos y servicios para el mercado global: tenemos los materiales y la experiencia

A pesar de su alta densidad de población (aproximadamente un cuarto de la población de EE. UU. en una superficie más pequeña que el estado de Montana), el 30 % de Alemania está cubierto de bosques. Alemania fue el primer país en el que se decidió cosechar solo tanta madera como uno mismo pudiera repoblar. Se trata de una práctica que ya lleva funcionando más de 300 años y que también se ha aplicado con éxito en EE. UU. De esta forma, la industria aserradora alemana se asegura la materia prima para las siguientes generaciones.

Madera alemana con materia prima sostenible y asegurada

Cada año crece en Alemania un volumen de 120 millones de cbm de nueva biomasa que, en el caso de muchas maderas, aún dista mucho de utilizarse por completo. Una larga tradición forestal y la silvicultura moderna garantizan que el bosque se gestione siguiendo principios ecológicos y teniendo en cuenta la biodiversidad y la sostenibilidad.

Actualmente, tenemos en nuestros bosques reservas de madera que ascienden a aproximadamente 3,4 mil millones de metros cúbicos. Por eso, el bosque no solo ofrece una materia prima segura, sino que, al mismo tiempo, con la madera empleada se reduce considerablemente las emisiones de CO2, lo que supone una gran contribución a la protección climática.

El roble

El roble (Quercus) ocupa aproximadamente el 9 % de la superficie boscosa de Alemania. Cada año se cosechan cerca
de 2 millones de m³ de madera de roble. El lugar donde mejor se da es en suelos muy ricos en nutrientes. Los antiguos germanos lo consideraban el árbol de los dioses y lo veneraban en los lugares de culto y reunión y en las asambleas.
La madera de roble es una de las más preciadas; algunos árboles tienen que tener 240 años antes de que se puedan cosechar para servir como chapa, por ejemplo. Algunos ejemplares llegan incluso a los 1.000 años. Su tono característico va del amarillo agrisado hasta el marrón claro y se va oscureciendo. Los anillos anuales son muy visibles.
La madera tiene una dureza de intermedia a dura y es sólida y resistente, aunque también elástica.

En Alemania, el roble es la madera preferida para la decoración de interiores. Se utiliza para muebles, entarimados de madera maciza y revestimientos de paredes y techos. En concreto, los parquets y las tarimas de roble de alta calidad tienen mucha demanda actualmente en todo el mundo. Además, la madera de roble es perfecta para piezas de carpintería como marcos, acabados interiores, puertas, ventanas y escaleras.

La madera de roble se comercializa en forma de madera en rollo, madera aserrada y chapas. Es sumamente versátil y,
ya sea como madera para equipamientos o como madera para construcción, cumple los requisitos más estrictos en cuanto a apariencia y resistencia, dureza y durabilidad.

El roble se conserva a la perfección incluso bajo el agua. Antiguamente, se utilizaba para los soportes de los cimientos
en forma de grandes pilotes; los cimientos de las iglesias sumergidos en aguas subterráneas se mantienen estables desde hace siglos. Pero aunque usted no esté pensando en diseñar una catedral gótica, puede confiar para otras muchas cosas en la acreditadas dureza y durabilidad de la madera de roble alemana, capaz de resistir a cualquier condición meteorológica cuando se emplea en exteriores. Otra importante posibilidad de uso de esta madera es el almacenamiento de vino y whisky en barricas de roble, a los que la madera confiere su sabor característico con el paso de los años.

Here you can find sawn timber of Roble