Madera dura alemana: ecológica e innovadora

Productos y servicios para el mercado global: tenemos los materiales y la experiencia

A pesar de su alta densidad de población (aproximadamente un cuarto de la población de EE. UU. en una superficie más pequeña que el estado de Montana), el 30 % de Alemania está cubierto de bosques. Alemania fue el primer país en el que se decidió cosechar solo tanta madera como uno mismo pudiera repoblar. Se trata de una práctica que ya lleva funcionando más de 300 años y que también se ha aplicado con éxito en EE. UU. De esta forma, la industria aserradora alemana se asegura la materia prima para las siguientes generaciones.

Madera alemana con materia prima sostenible y asegurada

Cada año crece en Alemania un volumen de 120 millones de cbm de nueva biomasa que, en el caso de muchas maderas, aún dista mucho de utilizarse por completo. Una larga tradición forestal y la silvicultura moderna garantizan que el bosque se gestione siguiendo principios ecológicos y teniendo en cuenta la biodiversidad y la sostenibilidad.

Actualmente, tenemos en nuestros bosques reservas de madera que ascienden a aproximadamente 3,4 mil millones de metros cúbicos. Por eso, el bosque no solo ofrece una materia prima segura, sino que, al mismo tiempo, con la madera empleada se reduce considerablemente las emisiones de CO2, lo que supone una gran contribución a la protección climática.

La haya

La haya (Fagus) es, con un 16 % de cobertura forestal, el árbol de hoja caduca tradicional de Alemania y da una de las maderas más duras y estables de Europa. Cada año se cosechan unos 12 millones de m³ de madera de haya. La haya prefiere los lugares fríos y sombríos y se da igualmente bien en los bosques mixtos. Si no existiera la influencia del hombre, los hayedos cubrirían aproximadamente dos tercios de Alemania. También es la principal beneficiaria del actual programa de reforma forestal en Alemania: en tan solo 15 años, la superficie de los hayedos ha aumentado un 2 %.

La haya se caracteriza por tener un tronco recto de madera maciza con longitudes de hasta 15 m y sin nudos.
Su cosecha se hace cada 100 o 140 años, cuando el diámetro del tronco alcanza los 30 o 50 cm. Pero las hayas más viejas llegan a tener diámetros de 1 o 1,5 m y una edad de más de 300 años. El espectro cromático va del blanco al rojo.

La madera de haya tiene una superficie de poro fino y es fácil de tratar o de encolar. Es muy demandada sobre todo como madera maciza para muebles, escaleras y suelos de parquet. No se astilla ni se rompe cuando se procesa y suele recibir premios internacionales gracias a sus propiedades. Además, esta madera es muy popular como chapa para revestimientos para paredes y techos y como madera chapada o contrachapada.

La madera de haya se procesa excelentemente y, mediante la vaporización o el tratamiento de las superficies con barniz, pintura, etc., se puede adaptar de forma universal y utilizarse de diversas maneras. La madera de haya es multiusos,
es un tipo de madera de uso universal con una superficie decorativa muy atractiva.

Otro ámbito de aplicación muy extendido son los pequeños objetos de uso cotidiano: tablas de cortar, cucharas, cuencos, tacos o en forma de mangos para cubiertos o cepillos, incluso para juguetes de madera y todo tipo
de artículos tallados.

Parte de la madera también se emplea como madera industrial en el sector de los materiales de madera.
Si se quiere utilizar en exteriores, su forma natural no es apropiada, pero la madera de haya modificada térmicamente
se puede utilizar perfectamente para estos casos.

En el campo de la madera chapada, las propiedades de la haya resultan excelentes. Con una décima parte
del peso del acero, esta madera tiene un tercio de su resistencia. Las piezas moldeadas de madera contrachapada
de haya son elásticas, resisten a impactos, no se astillan y convencen por su gran resistencia a la presión, a la tensión,
al doblado y al corte, y al mismo tiempo presentan un peso reducido, lo que también las hace apropiadas para superficies duras y resistentes. La haya es la madera más utilizada en Alemania, sobre todo para la fabricación de sillas.

Asimismo, su solidez es la razón principal del gran potencial de la madera de haya laminada, que abre nuevas posibilidades arquitectónicas. En este sector, la madera de haya puede competir sin problemas con el acero y el hormigón. Su ligereza y estabilidad también permiten que la madera de haya se utilice como material de embalaje
para cajas, palés o bases de contenedores.

En el mercado se puede diferenciar entre madera de haya vaporizada o normal. Con la vaporización, los colores naturales de la madera se intensifican y adquieren un tono rojo cálido, cuyo matizado se puede graduar según los deseos del cliente.

La vaporización también mejora las propiedades de procesamiento de la madera.

Con la madera aserrada de haya canteada o sin cantear, clasificada según la NHLA o según los deseos del cliente, como se prefiera, las serrerías de madera dura suministran un material claramente definido con gran calidad y numerosas posibilidades para su procesamiento posterior.

Here you can find sawn timber of Haya